lunes, 3 de septiembre de 2012

Y tú, sigues con ese puto proyecto de hacer feliz a quién te falla.

Te sorprendes con las personas, piensas qué quizás no eran lo que te esperabas y te decepcionan una y otra vez. Quizás el error es tuyo por esperar algo de alguien y no conseguirlo por ti misma. La vida pasa, y yo, paso más de ella. Los relojes se paran, y las personas fallan, decepcionan una y otra vez, instante a cada instante. Y ahí es cuando te das cuenta que tú has estado en sus malos momentos pero esa persona no está cuando la necesitas. Y tú lloras, y te jode qué pasen de ti. Y ¿sabes lo qué le importa a esa persona que estés así? Una mierda, eso es lo que le importa, y ahí debes de darte cuenta y seguir hacia delante, que los trenes pasan, la vida pasa cada día mas rápido y al que ayer le importabas, hoy solamente eres un recuerdo más. Así qué, no esperes nada de nadie, todo el mundo, por buenas o por malas, acaba fallando-te.

1 comentario:

  1. no podias haberme leido mas el pensamiento me encanta tu blog :3

    ResponderEliminar